Jueves, 12 Septiembre 2013 12:44

Voluntarios logran recuperar el archivo de "Chicha", ex presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
"He encontrado cosas que no sabía que tenía y otras que he llorado por el estado en que las encontré cuando se fue el agua. Pero casi todo se ha recuperado, sobre todo lo más importante", explicó la fundadora y ex presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, María Isabel "Chicha" Mariani, cuando supo que había sido recuperado el 90 por ciento del archivo que construyó a lo largo de las más de tres décadas que lleva buscando a su nieta Clara Anahí, apropiada durante la dictadura militar. Ese material estuvo a punto de perderse en su totalidad cuando el agua de la enorme inundación del 2 de abril pasado que azotó a la ciudad de La Plata llegó a su casa y tapó todo lo que se encontraba por debajo del metro y medio de altura. 
 
El trabajo de voluntarios universitarios y organismos de Derechos Humanos y la intervención de expertos del Archivo Nacional de la Memoria (ANM), desde el día siguiente de la tragedia, permitieron salvar la totalidad de los materiales no remplazables del acervo declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
"El 90% de los materiales se recuperó", explicó, a poco de cumplirse cinco meses de la inundación, Lucía Abbattista, integrante de la Asociación Anahí, creada por Chicha Mariani en 1989, y coordinadora del archivo que la abuela construyó en los más de 36 años que lleva buscando a su nieta, secuestrada el 24 de noviembre de 1976 luego del asesinato de su madre, Diana Teruggi, durante un ataque de fuerzas conjuntas.
Los biblioratos con las causas judiciales por delitos de lesa humanidad; la documentación personal de los 36 años de búsqueda de Clara Anahí; documentación surgida del inicio de Abuelas de Plaza de Mayo; los legajos de cada uno de los represores; las fotografías familiares; cientos de libros y las colecciones completas de los diarios Página/12 y Tiempo Argentino. Todo quedó bajo el metro y medio de agua que el 2 de abril ingresó en la casa de calle 47 entre 17 y 18.
"Lo que es irrecuperable se tiró", explicó Graciela Ledantes, asistente de Chicha Mariani y coordinadora de la Muestra Clara Anahí, que traza el recorrido de la abuela en la búsqueda de su nieta apropiada, y que se salvó gracias a que estaba expuesta en el Centro Cultural Recoleta por el Instituto Espacio para la Memoria. 
"Entre lo recuperable están los diarios y algunas causas judiciales que los jueces se comunicaron para decir que iban a enviar copias de las causas. Además, Tiempo Argentino y Página/12 ofrecieron donar la colección completa, que era lo que teníamos en el archivo, todo encuadernado", agregó Ledantes.
El salvataje del acervo comenzó al día siguiente de la inundación y la solidaridad fue una de las claves: dos días después de que el agua se retirara, alumnos y docentes de las 18 facultades de la Universidad Nacional de La Plata y de organismos de Derechos Humanos invadieron la casa de Chicha para trabajar sobre cada papel y cada foto afectada.
"Los primeros días posteriores a la inundación hubo más de 80 personas por día trabajando", contó Abbattista y recordó que a las 48 horas de la tragedia, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación envió a un equipo especializado del ANM para ponerse al frente de la recuperación de ese archivo declarado Patrimonio Documental de Derechos Humanos 1976-1983 en el Registro Memoria del Mundo por la Unesco.
Unas 48 horas después también se sumaron a colaborar integrantes de la Comisión Provincial por la Memoria y del Archivo Histórico de la Provincia. 
"Lo primero que hizo el ANM fue armar un esquema de trabajo para recuperar el material de valor histórico y personal de Chicha, como cartas, fotografías, objetos de Daniel Mariani", explicó Abbattista, en referencia el hijo asesinado de la Abuela.
La tarea de recuperación fue una pelea contra la humedad y una carrera contra la proliferación de los hongos. Por eso, las primeras tres semanas los especialistas del ANM y los voluntarios trabajaron todos los días, de 9 a 21, colgando papel por papel, fotografía por fotografía, en tendederos al aire libre, aprovechando el sol del día y volviendo a guardarlos por la noche.
Esa tarea se extendió hasta mediados de junio, cuando el sol deja de calentar lo suficiente. Entonces, el trabajo se realizó dentro de la vivienda con "deshumificadores", uno de ellos donado por el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto.
Con los libros decidieron ganar tiempo: para evitar que surjan hongos se congelaron en un freezer de casi dos metros de alto que compraron con un subsidio otorgado por el diputado nacional Julián Domínguez. "Son libros de historia del arte de Chicha, originales con dedicatorias, obras de ediciones agotadas o muy difíciles de conseguir que quedaron congelados", contó Abbatista. "Pueden estar ahí cerca de un año. En ese tiempo sabemos que van a estar en las mismas condiciones en que estaban cuando bajó el agua y que no van a tener hongos", completó.

Social buttons

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn